jueves, 8 de mayo de 2008

Se fueron la luna y las estrellas. No queda luz en el horizonte.
Atrás quedan los pequeños puntos de luz.
Las estúpidas palabras sin sentido.

Machacado a golpes, mi corazón sangra.
He sentido las garras y las uñas sobre él.

Una vez más, abriendo cicatrices.

Lo guardé a buen recaudo y tú robaste la llave.
Tiraste de la anilla, con la granada en mis entrañas.


Las visceras jamás volverán a su sitio...

La mayor cicatriz ha acabado con mi cuerpo.

1 comentario:

Nadizz Cullen dijo...

sin palabras, absolutamente sublime